Por Emergencias llamá al 107
11 de Agosto, Día del Nutricionista: La importancia de la alimentación sana
11 de Agosto, Día del Nutricionista: La importancia de la alimentación sana
Martes, 11 de Agosto de 2020
11 de Agosto, Día del Nutricionista: La importancia de la alimentación sana
El y la nutricionista es un profesional de la salud con capacidad para intervenir en la alimentación de una persona o grupo de personas desde los siguientes ámbitos de actuación: la nutrición en la salud y en la enfermedad, el consejo dietético, la investigación y la docencia, la salud pública desde los organismos gubernamentales, las empresas del sector de la alimentación, la alimentación colectiva y social aportando a una alimentación sana, segura y soberana.

El nutricionista clínico es el que actúa sobre la alimentación de la persona o grupo de personas sanas o enfermas -en este caso después del diagnóstico médico, teniendo en cuenta las necesidades fisiológicas o patológicas, intolerancias, preferencias personales, religiosas, socioeconómicas, y culturales.

Se ocupa de la promoción de los hábitos de vida saludables y el tratamiento de enfermedades en las que la alimentación juega un papel imprescindible.

Desde el punto de vista económico supone una reducción de los costos hospitalarios, al reducir la estadía y los recursos destinados al tratamiento de pacientes, además de acercarnos a una sociedad más sana y con mayor calidad de vida.

En esta misma línea, la lucha contra la obesidad infantil y el fomento de una dieta saludable desde la infancia pasa por la inversión en proyectos nutricionales. También requiere un mayor control en las escuelas, donde hay una tendencia clara a introducir alimentos precocinados —como nuggets o rebozados de pollo y pescado— y fritos, lo que se traduce en preparados de más baja calidad nutricional para este grupo de edad.

Resulta fundamental la alimentación en la infancia a la hora de establecer hábitos de vida saludable que a lo largo de la vida puedan prevenir enfermedades y a través de los menús escolares fomentar la alimentación saludable.


Alimentación en tiempos de Covid

La intervención del nutricionista en la gestión de la alimentación hospitalaria es fundamental en el proceso de curación de los pacientes internados, concretamente en todo lo que hace referencia a su estado nutricional y su alimentación.

Actualmente, no existe tratamiento médico específico contra el Coronavirus, solamente se tratan los síntomas. Asimismo, el consumo de determinados alimentos o seguir una dieta determinada no puede prevenir ni disminuir el riesgo de contagio en personas sanas, y en personas enfermas la dieta solamente podría ayudar en el manejo de los síntomas de la propia enfermedad, pero en ningún caso tratarla.

Pero si es fundamental la prevención en la población del sobrepeso, hipertensión y diabetes, patologías que se han visto relacionadas de forma negativa en la evolución de la enfermedad. Monitorizar el adecuado consumo de alimentos y agua es de vital importancia en todo momento.

En cuanto a la elección de alimentos y bebidas, una alimentación saludable habitual es la recomendación para toda la población, y también para personas afectadas de COVID-19 con sintomatología leve y/o asintomáticas. Una alimentación saludable se define como aquella que es suficiente, completa, equilibrada, satisfactoria, segura, adaptada al comensal y al entorno, sostenible y accesible. En general, el patrón alimentario adecuado para la población, es el consumo de alimentos de origen vegetal como frutas, y hortalizas, de esta manera se cubre las necesidades de vitamina C, y antioxidante para favorecer el sistema inmunológico. Se propone el lavado de todos los alimentos con agua segura.

Se puede incorporar legumbres, cereales y sus productos derivados como el pan o la pasta, arroz y otras semillas, principalmente en sus variedades integrales, frutos secos y aceites en crudo y, en menor medida, alimentos de origen animal como carnes, pescados, huevos, quesos y otros productos lácteos.


Compartir: